TÚ, SIMPLEMENTE OBEDECE

 TÚ, SIMPLEMENTE OBEDECE

El final de la historia es conocido. Algunos episodios, cómo este, no tanto. La Ciudad de México está próxima a caer. Ocurre lo de siempre en estas circunstancias, ejemplos de enorme nobleza y la más vergonzosa degradación. Ambas, casi siempre en el mismo lugar, momento, circunstancia y entre las mismas personas.

Casi por casualidad, las líneas enemigas  se encuentran en posición vulnerable. Abren una ligera brecha en su formación. Un joven general, lo nota al instante. Sabiendo que la suerte no llama dos veces, carga al momento con sus hombres en solitario contra el enemigo.

De inmediato los invasores se descomponen y retroceden. Gran oportunidad para inclinar la balanza en favor de la patria. Jamás sabremos con exactitud lo que ocurría en la mente de Santa Anna. Aunque es bien conocido que “Su Alteza Serenísima”, se consideraba a sí mismo, la medida de todas las cosas. Observa la escena con esa mezcla tan suya de enojo, suspicacia violenta, e inseguridad ensimismada y paranoide.

La orden había sido clara: Él, y sólo él habría de iniciar el ataque. En ese complejo propio de los insuficientes, que se creen eje alrededor del cual gira el mundo. El sorpresivo movimiento, pronto pierde vigor ante tropas mejor equipadas y entrenadas. Los invasores inician contraataque. El arrojado general se encuentra acorralado.

Los demás generales miran a la distancia, aterrados y confundidos. Aún hay tiempo para actuar. – Si cargamos juntos, podemos vencer-.

-No-. Es la tajante respuesta. Ninguna desobediencia será tolerada, incluso a costa de la victoria, incluso a costa de la patria. El bravo joven pierde el combate, a sus hombres y es despojado del rango. Esa y todas las demás batallas devienen irremediables, consecutivas, absolutas y bochornosas derrotas.

Poco después, barras y estrellas ondean frente a Palacio Nacional. México es obligado a pagar los costes de guerra, la nación es  mutilada. Pero nada de eso importaba. Don Antonio, había dejado claro su punto: Nada hay por encima de su soberana y caprichosa voluntad imperial.

Shayd Santillán.

Comentarios
Contenido Relacionado
MAL CAFÉ (UN TEXTO SOBRE VER LA VIDA DESDE LA CARENCIA)

9La suya, era una de esas familias que dio un salto al vacío. Por cierto, estaba convencido así debe ser. Leer más...

SIGNIFICATIVA PRESENCIA DE CAROLINA MONROY EN TOMA DE PROTESTA DEL CONSEJO POLÍTICO DE METEPEC

La Toma de Protesta e Instalación del Consejo Político Municipal de Metepec, fue sin duda significativa, pues en esta se Leer más...

LÍDERES PEQUEÑITOS

Hace algunos meses, durante las actividades de convicción. Presencié una escena que no por repetida, deja de sorprender. Indignar, satisfacer Leer más...

Redacción

Redacción