QUITEMOS ESTORBOS EN CALLES Y BANQUETAS

 QUITEMOS ESTORBOS EN CALLES Y BANQUETAS
0

Video: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/765918180663881

Ella grita y enseña sus heridas abiertas. Nadie la escucha.

Ella sufre entre escombros metálicos olvidados, oxidados y retorcidos. Nadie la cura.

Ella tiembla y se contorsiona al seguir penetrada por desechos tecnológicos. Nadie interviene.

Es nuestra ciudad profunda, con un toque retro, con huellas de retroceso.

Es nuestra ciudad que va marcha atrás.

Es nuestra ciudad que retrocede.

Entre sus escombros muestra lo que ayer fue útil a la comunidad.

Entre sus escombros enseña lo que antaño fue y sirvió, pero ya no volverá a ser ni a servir.

Tubos de metal, marcos de lámina, casetas destrozadas, teléfonos inservibles con voces fantasmales, hilos que comunican decadencia, líneas muertas…

Ismael Corrales Camacho (2010) narra las desventuras de Anastasia en el país de los desechos tecnológicos: “Un día la madre de Anastasia le propuso visitar a una de sus amigas. Cuando iban pasando cerca de unos lotes baldíos notaron que había tres televisores abandonados que ya comenzaban a corrosionarse. Anastasia se puso muy molesta, pero la madre ignoró la reacción de su hija y sobre todo, la gravedad de la situación; la solución de la madre era notificar el caso al alcalde de la ciudad (…)

Al abrir sus ojos, Anastasia se encontró a sí misma frente a una gran puerta metálica corroída por el tiempo, ella intentó empujar y jalar para abrirla, pero no lo logró; en su mente se preguntaba cuál sería la forma de abrir semejante puerta, y de pronto saltó a la luz un pequeño interruptor con la instrucción que decía “Presionar para abrir”. La joven intentó, con todas sus fuerzas, presionar aquel botón, pero parecía imposible lograrlo, pues el botón estaba completamente atascado. Anastasia casi agotada, en un momento de enojo y decisión, presionó tan fuerte el botón con su puño cerrado que empezó a escucharse un estruendo tremendo que venía acompañado de intensos movimientos en la tierra y sobre todo, un olor putrefacto que salía de aquella puerta (…) Cuando la puerta se abrió totalmente, el olor era aún más intenso y lo acompañaban nubes densas de humo oscuro; en el suelo, donde quiera que pisaba Anastasia, no había más que basura y entre ella, miles de ratas y cucarachas que se acompañaban en un manjar de putrefacción. Frente a ella, apareció un enorme y torcido rótulo decía “Bienvenidos al País de los Desechos Tecnológicos”.

Al ver más allá de aquel rótulo, Anastasia entendió el por qué del nombre; se trataba de una vasta extensión territorial llena de basura tecnológica, ríos altamente contaminados, atmósfera cargada de un humo oscuro y espeso… El lugar no parecía el más apto para vivir; por el contrario, tenía un aspecto tan opaco que era imposible pensar que alguien viviera ahí (anastasia.pdf (una.ac.cr)).

Comentarios
Contenido Relacionado
OVARIOS QUE OPRIMEN OVARIOS EN TOLUCA

Ver: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/photos/a.104195024790906/184257970117944/ Dalia es recepcionista. Su jefa es mujer. Entonces ¿qué hay de extraño ahí? Trabajadoras y trabajadores del gobierno municipal Leer más...

LO TRAJERON DEMASIADO TARDE, SU VIDA PELIGRA

Ver: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/409518900473202 Ese día, Rubén se quedó sentado en la sala de espera del consultorio médico del doctor Zobeck. Todo parecía Leer más...

COMPREMOS 850 MIL 500 RECARGAS DE OXÍGENO, NO LA IMAGEN DEL ALCALDE

Video: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/333246984459479 Toño está desesperado. Su familia completa tiene Covid-19. Su esposa necesita oxígeno. Toño llama por teléfono y pide ayuda. Leer más...

Alfonso Nava de los Reyes

Alfonso Nava de los Reyes

Alfonso Nava de los Reyes es profesionista independiente, economista y maestro normalista, cursó una maestría en comunicación y tecnología educativa. Defiende un criterio independiente, pensamiento crítico y acción realista.