PASAR LA VIDA QUEJÁNDOSE (UNA INVITACIÓN A CAMBIAR DE FRECUENCIA)

 PASAR LA VIDA QUEJÁNDOSE  (UNA INVITACIÓN A CAMBIAR DE FRECUENCIA)

Liderar es asumir una responsabilidad voluntaria, con las personas y un contexto determinado. Pienso en la señora que un día amaneció con un bache en su calle. Todos lo ven, todos lo sufren, todos se quejan. Ya ha arruinado un par de rines y peor, va creciendo. Pronto pasa de ser un asunto de vialidad, a orografía.

A pesar de lo anterior, nadie hace cosa alguna; salvo ella. Reporta por teléfono la situación, una, dos, sesenta veces. Otras tantas por correo, sin obtener ya no digamos solución, al menos una respuesta. Acude entonces al palacio municipal, pregunta por la instancia correspondiente. Es enviada a todas y cada una de las oficinas, excepto la encargada de la repavimentación. Aun así, hace el recorrido hasta convertirse en una conocida de los integrantes del Ayuntamiento.

En el camino, empieza a recibir sobrenombres, se refieren a ellas de manera peyorativa con respecto a su insistencia. Claro, para algunos vecinos y autoridades, lo mejor es “dejar las cosas cómo están”. Porque sin duda, “nada va a cambiar”. Una mañana, ante la negativa convertida en costumbre, se para frente al presidente municipal, exigiendo solución al bache de su calle. Que ahora está a punto de convertirse en una barranca.

Lo hace esa mañana y otras veinte.

Hasta que un día, por puritito hartazgo, el presidente manda cuadrilla y maquinaria. Asfaltan toda la calle, reconstruyen banquetas, podan jardines, rehabilitan luminarias. “Nomás pa´que no esté molestando”. Pronto esa señora se hace presidente de la calle, luego de la colonia. Unos años más tarde, es ella quien despacha desde la oficina de la presidencia municipal.

El asunto es sencillo, pretextos o resultados.

Todo se define así.

Vivir quejándose, además de un hábito espantoso, que evidencia debilidad de carácter, nulidad de temperamento y cortedad de alcances. También es un error estratégico, pues sirve de nada. Desperdicio de energía, ya que no se ocupa de lo importante: Hacer. Y una tontería completa, porque resulta en una pérdida de tiempo vital.

Quién se queja, existe en la inmovilidad cómoda y comodina, de mirar al mundo en función de obstáculos, en lugar de oportunidades. Condenándose al estancamiento, volviéndose cliente fácil para el paternalismo. Forma de vida privada y pública, que mucho daño ha causado a nuestras sociedades.

Pues espera cambios que no se pueden definir, ya que transitan en la ambigüedad de las expectativas a corto plazo y necesidades que nunca se sabe bien cuáles son. Pero cuya certeza es una: Deben ser satisfechas desde afuera, por agentes externos que siempre son los beneficiarios directos de la pasividad individual y colectiva. Aparentando resolver problemas, cuando nada más los administran.

Se paga la comodidad con sujeción, dependencia.

Mal.

Modificar esta actitud perniciosa es algo en apariencia difícil, pues los patrones se repiten. Los liderazgos nunca son ajenos a nosotros, quienes dirigen, provienen de la misma comunidad que guían. Es decir, nosotros nos gobernamos a nosotros mismos. Porque juro que no va a venir a ser presidente municipal un jefe tribal de Tanzania. Nuestros representantes salen de nuestra propia colectividad, son nuestro reflejo.

Con cada virtud y falencia.

Por eso los dirigentes también se quejan, aunque no de ellos mismos. Sino de aquellos a quienes lideran. Lo que resulta un absoluto contrasentido, pues cómo se dijo antes, convertirse en líder es una elección voluntaria, además de responsable, por resolver problemas. El punto es, que líderes podemos ser todos.

El primer paso, es modificar la forma de ver la vida, pensarla y pensarnos. Dejar de ser sujetos expectantes, volvernos dinámicos actores no sólo exigentes, sino proactivos de nuestras circunstancias y destino.

Fácil.

Shayd Santillán.

Comentarios
Contenido Relacionado
SEMÁFORO AMARILLO: PRUDENCIA, MESURA Y SOLIDEZ INSTITUCIONAL

Maestras, maestros, el retorno a semáforo amarillo, es motivo de preguntas justificadas por parte de todos nosotros. Afirmaciones ligeras de Leer más...

NO EXISTEN FINALES FELICES

Los seres humanos, como criaturas efímeras, tenemos un problema fundamental para concebir la eternidad. Bastan procesos muy largos para que Leer más...

AULA DIFERENCIADA VS TRADICIONAL 

El aula tal como la conocemos, es una de las formas de organización social con fines específicos más antiguas que Leer más...

Redacción

Redacción