EL SMSEM NO ES VULGAR MONEDA DE CAMBIO

 EL SMSEM NO ES VULGAR MONEDA DE CAMBIO
+2

Y que quede muy claro, tampoco es una persona en particular. Comprendamos algo: El SMSEM como institución, es la única herramienta de defensa de los derechos y aspiraciones de las y los maestros estatales.

Es una construcción de todos nosotros y de quienes nos antecedieron en la vocación de educar a la niñez y juventud del Estado de México. Un proceso que ha llevado décadas.

En ese sentido, el SMSEM es más que un edifico, ente jurídico o una idea. Es ante todo un organismo vivo que condensa todos nuestros anhelos gremiales, impulsado por más de cien mil corazones, enriquecido por nuestras mentes, fortalecido a consecuencia de la voluntad de cada uno de nosotros.

Bueno, una idea si es. La de que nuestras condiciones laborales y derechos ganados pueden ser protegidos, resguardados. La de que nuestras conquistas son susceptibles de acrecentarse y nuestra certeza laboral se encuentra garantizada.

El SMSEM somos todos.

En el SMSEM cabemos todos.

Los intereses genuinos, legítimos de las y los maestros son mayores, mejores que las insignificantes ambiciones de unos cuantos. En estos tiempos complicados en que se ha puesto de moda el insulto como estrategia de campaña, la agresión sistemática, detallada, disciplinada e irreflexiva de quienes piensan diferente, como política de acción. Es posible que se levanten voces que afirmen ser nuestras voces, las de todos nosotros.

Ellos, no son mi voz.

Yo, hablo por mí mismo.

Van a descalificar, serán violentos en palabras o acciones. Harán de la acusación y el enfrentamiento su mecanismo favorito de popularidad. Y lo harán muy bien, porque son expertos en romper, no en edificar.

Tal es su desmedida ambición, que harán lo que sea, irán a donde sea necesario, dirán lo que imposible para que les creamos. Incluso disfrazarse de lo que no son.

Se van a encontrar con un magisterio fuerte, rico en su diversidad y sobe todo unido. Porque antes de colores, filias, fobias o ideologías, somos maestros.

Educadores.

Para nosotros no vale la gritería, sino la razón. No la violencia, sino la paz. No los insultos, sino los argumentos. No la denostación, sino el diálogo.

Esas son nuestras unidades de medida, porque entendemos que los verdaderos líderes y lideresas unen, no dividen. Concilian, no imponen. Convencen con pruebas, no con teatralidades. Presentan proyectos, no promesas difusas y ambiguas.

Los maestros sabemos que el insulto y la agresión definen de cuerpo entero a quien lo emite. Eso es cosa de bajunos, mezquinos, minúsculos intrascendentes. Los maestros somos más, bastante más que eso.

Las y los maestros no creemos ni creamos rumores, no hacemos guerra sucia, no denostamos a nuestros rivales, porque son nuestras hermanas y hermanos, nuestros compañeros, amigos.

La división que algunos promueven para ganar, pretende volvernos débiles. Es promovida por quienes ven en el SMSEM una vulgar moneda de cambio, pero lo cierto es que nosotros no somos mercancía. Y esos individuos son indignos de nosotros.

Shayd Santillán.

Comentarios
Contenido Relacionado
ACTUALIZAR AL SMSEM, UNA PROPUESTA

La pandemia puso de manifiesto cada falla estructural a nivel mundial. Toda institución en cada país, fue sometida a la Leer más...

SMSEM PRIMER SINDICATO EN DEMOCRATIZAR ELECCIÓN DE  SU DIRIGENCIA

FUE EN 2003 LA PRIMERA ELECCIÓN DEL CEE DEL SMSEM A TRAVÉS DEL VOTO SECRETO, DIRECTO Y UNIVERSAL Hace unos Leer más...

INICIA SMSEM OBRA DE TRASCENDENCIA PARA EL MAGISTERIO

* Encabezan José Manuel Uribe y Gerardo Monroy colocación de primera piedra de Salón de Usos Múltiples en la Casa Leer más...

Shayd Santillán

Shayd Santillán