EL DISCURSO DE LOS MALOS LÍDERES

 EL DISCURSO DE LOS MALOS LÍDERES

Las palabras son tan poderosas, que construyen mundos. Por eso, sorprende y asusta la ligereza con que por desconocimiento bien intencionado, ignorancia culpable o franca malicia premeditada, algunos las esgrimen.

Espantan todavía más las intenciones, en el menor de los casos ambiguas. En el peor, impresentables, que las originan. “Ni olvido, ni perdón”. “Nos tienen miedo, porque no tenemos miedo”. “Amar con odio revolucionario”. “Nos conquistaron”. “Nos saquearon”. “Nos destruyeron”.

La lista de frases desafortunadas es enorme. Algunas floridas, pegajosas. Otras, llenas de solemnidad fingida. Las hay disfrazadas de conciencia social, genuina preocupación por los que menos tienen. Las más peligrosas se impregnan de nacionalismo envenenado de miedo y prejuicio, confundido con oligarquía violenta y simplona. Mi favorita es, “Socialismo, o muerte”. Con un montón de variantes menos creativas, pero igual de perjudiciales.

Sin embargo, aunque muy variadas, todas coinciden en una cosa: La evidente, clara y alevosa intención de hacer del rencor revanchista, obtuso e irremediable, eje alrededor del cual gira la vida. Justificar comportamientos deformados de origen y objetivos. A consecuencia de visiones distorsionadas y distorsionantes de la realidad. Rencor hecho estilo de vida. Ideas creadas a partir del resentimiento madurado, añejado, paciente, a la espera del momento indicado para inocularse en el alma de individuos y sociedades.

Pretender vender, porque en esto no hay engaño. Quienes hablan así, son mercaderes ideológicos al servicio de postores infames. Ideas de victimización permanente, queja omnipresente, pasividad expectante. Para volverlas plataformas de acción.

Pero no acción propositiva, sino llorosa, lastimera. Convertir lamentación vitalicia y ruidosa, en visión, razón de vida. Motivo de conductas extrañas, amparadas en perspectivas polarizantes, divisoras, segregacionistas que ya no tienen lugar en esta época.

Pero siguen intentándolo con relativo éxito.

Explotar el argumento de buenos y malos, confrontando hermanos.

Estos pretendidos líderes, usan en su favor puntos de vista desfasados, obsoletos. Que en realidad nunca fueron funcionales, pues al ser convertidos en quehacer, de la vida pública; sólo exacerbaron, rompieron. Haciendo de sociedades enteras, áreas de combate. Lugares terribles donde antiguos amigos, compatriotas, vecinos, familiares. Empezaron a mirarse dentro del cristal de la sospecha y suspicacia institucionalizadas.

Convirtieron las mismas instituciones, en aspersores de encono. Una puesta en escena que de novedosa tiene nada, pues fue estrenada hace siglos en otras latitudes. Llegó a ser éxito de taquilla, pronto se volvió aburrida, y retirada de cartelera sin remedio. Es decir, pidió la oportunidad, se le dio. Hizo, dejó de hacer. Cayó pronto en el olvido, llegado el momento, cada colectivo social aprendió a distinguirle y rechazarle.

En las que apenas ha sido presentada, a pasos agigantados se le ve en su justa dimensión: Una charada.

La alternativa a estos sofismas utilizados por mentirosos profesionales, empieza por cambiar el discurso. Dejar de lado la lucha de contrarios deformada a conveniencia. Comenzar por unificar, abandonar la muletilla tramposa del “conmigo, o contra mí”, de los intolerantes intrascendentes. Abrazar la pluralidad de opiniones, formas de ser, ver, vivir, pensar.

Dejar de lado la respuesta ágil, aunque recalcitrante que violenta, critica y agrede. Para tomar en su lugar las coincidencias, como insumos de unidad. Reparar el desgarrado tejido social que dejan los agresivos incultos, hilando fino entre nosotros, acercarnos.

Porque no podemos olvidar que somos hermanos.

Shayd Santillán.

Comentarios
Contenido Relacionado
ME CUIDO (UN TEXTO SOBRE COBARDÍA, DISFRAZADA DE PRUDENCIA)

Tengo tres fracturas de tabique nasal. Cada una en combates de TKD, que antes de ser deporte olímpico, fue de Leer más...

LA SEPARACIÓN ENTRE ESCUELA Y VIDA NO ES TAN MALA COMO PARECE.

La escuela no es algo natural, sino un constructo social creado con propósito, reglas y funcionamiento específicos. Hoy se aprenden Leer más...

MI MUNDO PERSONAL. (UN TEXTO SOBRE LOCURA INGENUA Y PERSISTENTE)

Toda la vida tuve conflictos con lo establecido. Formas, pensamientos, conductas, estructuras. Y toda la vida he pagado los costos Leer más...

Redacción

Redacción